Los Estilos de Vida Cambiantes de Milenarios: La Planificación Patrimonial Brinda Seguridad

Los milenarios son miembros de un grupo generacional que nació aproximadamente entre 1980 y 2000. Los medios en Maryland y en todo el país se esfuerzan por trazar los hábitos y tendencias de la generación del milenio. Se caracterizan como independientes, aventureros, generalmente progresistas, conocedores de la tecnología y emprendedores. Como tales, parecen tener poco interés en las tediosas actividades de planificación patrimonial y creación de riqueza, que creen que son para ricos y ancianos. También tienden a evitar temas de la muerte y la discapacidad, temas lúgubres que desafían su típica imagen de sí mismos de la inmortalidad.

De hecho, una encuesta publicada en USA Today encontró que el 78 por ciento de los estadounidenses menores de 36 años no tienen un testamento. Pero eso está cambiando. Ahora la porción más grande de la población adulta, los milenarios representan una voz poderosa para el consumismo y la conciencia social. Es importante destacar que los baby boomers se están preparando para transferir un aleccionador $ 30 billones a la Generación X y la generación del milenio en los próximos años. A medida que los millennials se acostumbran a tener una vida segura, adoptan cada vez más los valores del matrimonio y la familia.

Además, están aceptando la muerte como algo dado, mientras ven la discapacidad y las enfermedades graves como un giro del destino neutral en cuanto a la edad. Con su educación de alta tecnología, los milenarios están acostumbrados a trabajar con plataformas digitales organizadas. La planificación patrimonial, después de todo, es simplemente un programa estructurado para proteger y hacer crecer los activos, involucrarse en la construcción de riqueza y utilizar mecanismos efectivos para la transferencia de riqueza. Los milenarios consideran que el proceso de planificación es fácil de usar y sistemáticamente eficiente.

Existen muchas otras razones por las que los milenarios se sienten atraídos por la planificación de patrimonio. Cuando se involucran en la planificación, pueden:

  • Organícese sobre la gestión y el crecimiento de los activos;
  • Hacer poderes y directivas avanzadas para evitar gastos en caso de incapacidad;
  • Controlar los regalos de los activos a las personas deseadas;
  • Designar a un ejecutor que administrará el patrimonio;
  • Maximice los beneficios de las cuentas de jubilación y otras inversiones, mientras asegura las selecciones de beneficiarios actualizadas;
  • Proporcionar un seguro de vida para mantener a una familia y / o financiar la retención de una empresa familiar u otra empresa;
  • Controlar exactamente cómo el ejecutor dispone de bienes raíces familiares, evitando la discordia familiar en el proceso;
  • Obtener la tranquilidad de saber que las mascotas serán atendidas con cariño durante la discapacidad o después de la muerte. Esto generalmente implica un fideicomiso de cuidado de mascotas y el nombramiento de un cuidador, lo que evita que las mascotas vayan a refugios públicos;
  • Designar cómo se manejarán las cuentas digitales y en línea del testador, quién las controla y su disposición después de la muerte, evitando así las costosas disputas con los proveedores en línea;
  • Guardar y conservar las fotografías almacenadas digitalmente que existen en los teléfonos y las computadoras de una persona al momento de la muerte;
  • Designar un tutor para niño  
  • Establecer un fideicomiso en vida para evitar el proceso de sucesión público y, por lo tanto, también reducir las largas demoras y los honorarios y gastos innecesarios;
  • Evitar la discordia entre los hijastros y los herederos de sangre;
  • Aprovechar los beneficios fiscales, reduzca los impuestos y pague las facturas necesarias;
  • Controlar la disposición de propiedad personal, arte valioso, vehículos, reliquias familiares y otros artículos valiosos;
  • Desarrollar una relación continua con una abogada con experiencia en planificación patrimonial que conozca sus necesidades y cómo cumplir con sus objetivos establecidos.

De este modo, el proceso permite el control sobre los activos y el legado que se transfiere a la próxima generación. Se dice que la riqueza no es realmente riqueza si no puede transferirse a las generaciones futuras. La planificación ineficaz o la falta de planificación pueden derrotar ese resultado. La planificación patrimonial en Maryland y en otros lugares no solo se trata de dinero. Cuando se hace correctamente, también crea un legado, refleja los valores de una persona y evita la discordia familiar. Construir riqueza incluye protegerla, hacerla crecer y posicionarla legalmente para que sea transferida de manera eficiente a un cónyuge, hijos, nietos o una causa benéfica. La planificación patrimonial ofrece un arsenal de herramientas, que incluyen testamentos, fideicomisos de vida testamentarios y / o revocables, directivas anticipadas y poderes, a través de los cuales el proceso logra sus objetivos y le brinda tranquilidad.


Si usted es un milenio y necesita orientación con respecto a sus necesidades de planificación patrimonial, comuníquese con la abogada con experiencia en planificación patrimonial de Maryland Elsa W. Smith en las Oficinas Legales de Elsa W. Smith, LLC. Hay dos oficinas para servirle: Annapolis (410) 556-0077 y Laurel (301) 358-4340. También puede contactarnos a través de este sitio web.

 

* Publicidad de la abogada *

Millennials’ Changing Lifestyles: Estate Planning Provides Security

 

Millennials are members of a generational group who were born roughly between 1980 and 2000. The media in Maryland and nationwide thrives on charting the habits and trends of millennials. They are portrayed as independent, adventuresome, generally progressive, tech-savvy and entrepreneurial. As such, they appear to have little interest in the tedious activities of estate planning and wealth-building, which they believe are for the rich and elderly. They also tend to shun death and disability, dreary topics that challenge their typical self-image of immortality.

Indeed, a survey published in USA Today found that 78 percent of Americans under the age of 36 do not have a will or trust. But that is changing. Now the largest portion of the adult population, millennials represent a powerful voice for consumerism and social consciousness. Importantly, the baby boomers are preparing to transfer a sobering $30 trillion to Gen Xers and millennials in the coming years. As millennials acclimate to having a secure life, they increasingly embrace the values of marriage and family.

Moreover, they are accepting death as a given, while viewing disability and serious illness as age-neutral twists of fate. With their high-tech upbringing, millennials are accustomed to working with organized digital platforms. Estate planning, after all, is simply a structured program to protect and grow assets, engage in wealth-building and utilize effective mechanisms for wealth transfer. Millennials find the planning process to be user-friendly and systematically efficient.

There are numerous other reasons why millennials are becoming attracted to estate planning. When they engage in planning, they can:

  • Get organized about managing and growing assets;
  • Make powers of attorney and health care directives to avoid expenses in the event of incapacity;
  • Control the gifting of assets by percentages and to the desired persons;
  • Appoint an executor who will manage the estate;
  • Maximize the benefits of retirement accounts and other investments, while assuring updated beneficiary selections;
  • Provide life insurance to support a family and/or to finance the retention of a family business or other enterprise;
  • Control exactly how the executor disposes of family real estate, avoiding family discord in the process;
  • Get the peace of mind of knowing that pets will be cared for lovingly during disability or after death. This usually involves a pet care trust and appointment of a caretaker, thus saving pets from going to public shelters;
  • Designate how the testator’s digital and online accounts are to be handled, who controls them, and their disposition after death, thus avoiding costly disputes with online providers;
  • Save and preserve digitally stored photographs that exist on a person’s phones and computers at death;
  • Appoint a guardian for minor children should there be an unexpected tragedy;
  • Set up a living trust to avoid the public probate process, and thereby also cut out long delays and unnecessary fees and expenses;
  • Avoid discord between stepchildren and blood heirs;
  • Take advantage of tax benefits, reduce taxes, and pay necessary bills;
  • Control the disposition of personal property, valuable art, vehicles, heirlooms, and other valuable items;
  • Develop an ongoing relationship with an experienced estate planning attorney who knows your needs and how to fulfill your stated goals.

The process thus allows for one’s control over the assets and legacy that transfers to the next generation. It is said that wealth is not really wealth if it is not capable of being transferred to future generations. Inefficient planning or failure to plan can defeat that outcome. Estate planning in Maryland and elsewhere is not just about money. When done correctly, it also creates a legacy, reflects a person’s values, and avoids family discord. Building wealth includes protecting it, growing it and legally positioning it to be transferred efficiently to a spouse, children, grandchildren or charitable cause. Estate planning offers an arsenal of tools, including wills, testamentary and/or revocable living trusts, advance directives, and powers of attorney, through which the process achieves your goals and gives you peace of mind.

Having an experienced estate planning attorney can ensure that your wishes are outlined appropriately under Maryland law. The Law Offices of Elsa W. Smith, LLC can assist by drafting estate planning documents that secure your assets, honor your wishes, and safeguard against the public Maryland probate process. Contact us today in our Annapolis Office at 410-995-7719, in Laurel at 301-358-4340 or visit our website at elsawsmithlaw.com to learn how we can protect you, your family and your business.

 

*Attorney advertising*

Contratos, el Estatuto de Fraudes y Otras Consideraciones

Hacer contratos no es algo que hacer sin asistencia profesional. La inversión de tiempo y dinero en la corrección de un error puede ir más allá del costo de tener un acuerdo válido preparado por una abogada con experiencia en derechos comerciales. En los negocios como en las transacciones personales, siempre es mejor buscar la protección completa de la ley.

En general, los requisitos para un contrato válido son una oferta, una aceptación y una consideración. Un oferente hace una oferta y la presenta al destinatario que puede aceptarla, rechazarla o hacer una contraoferta. Cuando se acepta una oferta o contraoferta, se realiza el contrato. Se examinan las manifestaciones y expresiones externas de las partes para determinar la existencia de una oferta y aceptación. Esto incluye decidir si hubo acuerdo mutuo entre las partes, es decir, que esencialmente aceptaron lo mismo.

Estas simples reglas no son tan sencillas en la vida real, y pueden surgir una gran cantidad de disputas sobre el significado de los conceptos anteriores. En Maryland, el consentimiento mutuo se decide según una prueba objetiva. Esto significa que la manifestación objetiva de las palabras y actos de uno se ve para determinar la intención de uno. Por lo tanto, si quisiera decir que no aceptaría un producto que es de color azul, pero todas las declaraciones y pruebas indican lo contrario, su deseo secreto no tendrá peso.

Cada contrato también requiere consideración, lo que implica un derecho, beneficio, precio u otro beneficio para una de las partes, y una tolerancia, detrimento, pérdida o responsabilidad asumida por la otra parte. La consideración establece una mutualidad de obligación. Tal mutualidad no existiría si una de las partes, por los términos del acuerdo, puede decidir por sí misma si cumple o no la promesa establecida. Esta sería una promesa “ilusoria” que no contiene ninguna consideración.

El Estatuto de Fraudes establece que ciertos contratos deben ser por escrito. Por ejemplo, un contrato para la venta o disposición de cualquier interés en bienes raíces debe ser por escrito y firmado por la parte a cargo o el agente de la parte. Además, el Estatuto de Fraudes requiere que la escritura identifique con suficiente precisión la propiedad del sujeto y que establezca todos los términos y condiciones de las promesas hechas. Varias otras disposiciones legales se refieren al requisito de que otros tipos de contratos sean por escrito.

Sin embargo, hay excepciones al requisito de escritura. Una excepción, por ejemplo, es donde hay un rendimiento parcial. Por lo tanto, una parte no puede eludir su parte de un acuerdo verbal después de permitir que la otra parte cumpla parcialmente la promesa acordada basándose en los alicientes del otro. No puede quedarse quieto mientras el pintor completa el 90 por ciento del trabajo de pintura en el interior de su casa, y luego le dice que no pagará. El hecho de que no haya un contrato escrito es una defensa ineficaz en esa situación.

Además, cuando alguien se enriquece injustamente a expensas de otro, se le puede exigir que realice la restitución al otro para evitar una injusticia. La doctrina del enriquecimiento injusto requiere prueba de que el demandante confirió un beneficio al demandado, que el demandado conoce o aprecia, y que sería fundamentalmente injusto permitir que el demandado mantenga el beneficio sin compensar al demandante.

Una demanda por incumplimiento de contrato debe presentarse dentro del límite de tiempo de la ley de prescripción. Por ejemplo, un contrato para la venta de bienes debe comenzar dentro de los cuatro años en Maryland bajo el Código Comercial Uniforme. Si el UCC no es aplicable, sin embargo, dicho contrato se rige por el estatuto de limitaciones de tres años bajo el Código de Cortes y Procedimientos Judiciales, Sección 5-101. En general, el período de tiempo comienza a correr en la fecha en que ocurrió la violación. Sin embargo, Maryland reconoce principios y doctrinas equitativos, como la regla de descubrimiento. La regla de descubrimiento dice que el límite de tiempo no comienza a correr hasta que una de las partes supo, o debería haber sabido razonablemente, lo que cometió.

Para asistencia con la redacción, interpretación o negociación de contratos, las Oficinas Legales de Elsa W. Smith, LLC están listas para ayudarlo en el Estado de Maryland. Contáctenos hoy para programar una consulta en Annapolis (410) 556-0077 o Laurel (301) 358-4340.